lactancia maternaDecidir cómo alimentar a tu hijo los primeros meses de vida es una decisión muy personal.¿dar el pecho o biberón? Yo me decidí por la lactancia.

Hoy en día la mayoría de los medios abogan por la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, pero si tú optas por biberón es una opción igual de válida y tu hijo crecerá sano igualmente.

La leche materna fue la opción que yo elegí. Hicimos lactancia exclusiva hasta los seis meses momento en el que me incorpore a trabajar, y continuamos con algunas tomas hasta los 15 meses.

Mi experiencia con la lactancia no pudo ser mejor, aunque los inicios no fueron fáciles. Desde el principio en el hospital mi hijo se agarró rápidamente al pecho y yo tenía mucho calostro.

La leche materna es el mejor alimento que puedes ofrecer a tu hijo, adaptándose a sus necesidades tanto nutricionales como inmunológicas, además del vínculo  que se creará entre vosotros.

Lactancia o biberón uno de los grandes dilemas de muchas madres primerizas.

La leche tardó en subirme muy poco. Tardó apenas un día o dos desde que me dieron el alta en el hospital. También en eso tuve suerte porque a mi la subida de la leche ni me dolió ni me causó ningún tipo de malestar.lactancia materna exclusiva

De hecho a la mayoría de las mujeres los pechos se les ponen duros como piedras, y en mi caso casi nunca fue así. Y no creas que era por no tener leche suficiente, que tenía una barbaridad.

Pero no todo fue sencillo. A los pocos días de estar en casa empezó a dolerme cuando mi hijo mamaba. Lo primero que pensé es que era un problema en el agarre y leí mucho al respecto, pero pronto me di cuanta de que no era por eso.

Si tienes problemas con tu lactancia acude a un asesor, seguro que te pueden ayudar.

Acudí al pediatra, pero no me daba ninguna solución, hasta que en Alba Lactancia encontré varios casos similares al mio. Yo tenía claro, que el problema era el frenillo de mi hijo, por eso algo no estaba funcionando en nuestra lactancia.

Algún pediatra me dijo que como mi hijo comía bien y engordaba bien, no tenía que preocuparme. Yo sin embrago, sabía que si la cosa seguía así no llegaría ni a los 6 meses de lactancia exclusiva que recomienda la OMS.

Así que insistí e insistí, hasta que un pediatra me mando a un cirujano infantil en el Hospital Materno-Infantil de O’donell y él lo vio claro, mi hijo tenía frenillo. En un momento le cortó el frenillo (el de debajo de la lengua) y mi pequeño campeón no lloró siquiera.

Sin duda, este fue el punto de inflexión en mi experiencia en la lactancia, que paso de empezar bien a poder ser un auténtico fracaso,pero que terminó en éxito.lactancia materna a demanda

Mis claves para una lactancia de éxito

Cada persona es diferente pero yo hubo varias cosas que creo que me ayudaron mucho a tener una lactancia exitosa con mi primer hijo:

  • Pon a tu hijo al pecho lo antes que puedas. Ellos tienen un instinto natural para ir hacia el pecho, es asombroso.
  • Pecho a demanda. Ponle todo lo que puedas, aunque creas que no está comiendo. No esperes a que sea “su hora”, ofreceselo siempre que él lo reclame. Cuanto más mame más leche tendrás.
  • Un buen agarre es fundamental, para él y para ti.
  • A veces tu hijo quiere estar en el pecho no por hambre El pecho es mucho más que alimento.
  • Ante las dudas, busca ayuda.

Me siento una privilegiada porque durante mi lactancia mi marido siempre me apoyó, aunque no siempre compartía mi manera de verlo. Oí muchas veces frases míticas como:

  • ¿No es ya mayor para la teta?
  • Dale un biberón por la noche y dormirá mejor.
  • ¿Otra vez quiere comer?
  • ¡Como le vas a dar el pecho aquí!
  • Está usando la teta como chupete.

Ni que decir de algún pediatra que se cruzó en mi camino que creía que la teta debía ser el postre de las comidas. Pero seguí mi instinto y la lactancia ha sido sin duda una de mis mejores experiencias en la maternidad, y por eso estoy repitiendo experiencia con mi segundo hijo.

Pero la lactancia llegó a su fin.

lactancia prolongadaCuando nosotros dejamos el pecho (alrededor de los 15 meses) David sólo hacía principalmente la toma de por la noche, pero se despertaba muchas veces. Yo ya estaba embarazada de Rubén y tenía claro que no quería hacer tándem con los dos.

¿Fue difícil? Mucho,pero más para mi que para él. Dicen que la mejor manera de terminar la lactancia es cuando tu hijo quiere, y aunque en mi caso fue impuesta, creo que él entendió los motivos, porque no nos costó casi nada.

Una noche le expliqué que ya no podía tomar teta por la noche y se enfadó, pero en 2-3 días pareció entenderlo. Se despertaba, tomaba un poco de agua y se volvía a dormir. ¿Me siento afortunada? Mucho, sé que dejar el pecho no es fácil para los peques.

¿Cómo fue tu lactancia? ¿Tuviste una buena experiencia? Si hay otro consejo que puedo darte y que me parece muy importante es que no te obsesiones, recuerda lo que te decía al principio. Tu hijo crecerá sano y feliz con pecho o con biberón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *